Un EcoZoo para Barcelona


El debate sobre el futuro del Zoo de Barcelona está abierto, y son muchas las voces que se manifiestan tanto a favor de su permanencia como en contra.

La historia de las colecciones de animales tiene una antigüedad de más de 3.000 años, proliferaron entre los siglos XV al XVIII, y hace unos 200 años se transformaron en zoológicos abiertos al público, que exhibían animales en pequeñas jaulas como una suerte de gabinetes vivientes o casa de fieras o menageries. En el siglo pasado estos espacios evolucionaron a exhibiciones más amplias que imitaban a la naturaleza.

En pleno siglo XXI, estos modelos resultan inadecuados o insuficientes, y se recomienda que los zoológicos evolucionen a centros de conservación, y nuevamente toca evolucionar. Un cambio justificado porque el público moderno tiene nuevas necesidades y en especial, debido al alarmante aumento de especies en extinción.

Aquí conseguimos una primera respuesta: es inaceptable que continúen existiendo zoológicos antiguados, que exhiban animales sin considerar sus necesidades biológicas y su situación de amenaza, y cuyos programas de educación no estén adaptados a los nuevos tiempos.

Sin embargo, por otro lado es innegable que los zoológicos tienen gran importancia en acercar a los citadinos a la naturaleza, y pueden resultar esenciales para la conservación en cautiverio de algunas especies amenazadas.

Como ejemplo recordemos el caso del ciervo del Padre David, extinto en vida silvestre en el siglo XV, aunque un grupo sobrevivió en el parque imperial de China. Desde allí se enviaron ejemplares a los zoológicos europeos. A finales del siglo XVIII, el rebaño chino desapareció a causa de inundaciones y revoluciones, y en Europa reunieron los 18 ejemplares sobrevivientes, empezando una cruzada que hoy cuenta con más de 150 poblaciones de este ciervo, y el regreso de una población silvestre a su hábitat original. Abundan experiencias similares como las del caballo de Przewalski, el bisonte europeo, la paloma coronada, el hurón de patas negras, el cóndor de California, y así una larga lista, que incluye a la gacela dorca sahariana, salvada gracias al Zoo de Barcelona.

Y aquí obtenemos una segunda respuesta: el Zoo de Barcelona debe permanecer, pero debe evolucionar y transformarse en un moderno centro de conservación, digamos un EcoZoo.

Este nuevo EcoZoo para ser un verdadero centro de conservación, deberá integrar armoniosamente la recreación, la educación, la cría en cautiverio y la investigación. Su corazón debe ser un plan de colección científicamente desarrollado, que vaya más allá del afán coleccionista, que incluya especies para la cuales es posible contribuir con su conservación, donde los ejemplares provengan de la cría en cautiverio con criterios genéticos, y son mantenidos en espacios diseñados considerando criterios ecológicos que garantizan su bienestar.

Para esto, el Zoo de Barcelona, con mucho más de un siglo en sus espaldas, tiene grandes limitaciones, incluyendo su tamaño, la infraestructura existente y los recursos financieros con que cuenta. Además, un cambio de esta magnitud debe ser consultado, consensuado, planificado y programado a través de etapas intermedias.

Posiblemente, varias de las propuestas deberán ir más allá de las barreras físicas del zoo. Un ejemplo incluiría la eliminación del inadecuado delfinario y su sustitución por un centro de rehabilitación de animales marinos en algún lugar adecuado de la costa. Algo similar funcionaria para los grandes mamíferos africanos, que podrían ser trasladados a un espacio en las afueras de la ciudad donde se mantengan en una reserva en semicautiverio. Hablamos de un zoo descentralizado.

El espacio actual del zoológico podría ser reacondicionado para vertebrados e invertebrados de pequeño y mediano tamaño, priorizando a los animales ibéricos, sobre los cuales es más factible y necesario incidir en su conservación, siendo urgente educar sobre estos a los ciudadanos por tratarse un valioso patrimonio nacional amenazado.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square