Buscar
  • Provita Intl

Récord para la cotorra de Isla Margarita


El 28 de agosto de 2018, en medio del desierto semiárido de la península de Macanao, en la caribeña Isla de Margarita, un tímido polluelo de cotorra margariteña, también conocida como la amazona hombrogualda (Amazona barbadensis), se asoma a la entrada de la cavidad del árbol que ha sido su nido, y por primera vez vuela siguiendo los pasos (vuelos) de sus hermanos, y reuniéndose con sus padres, con quienes permanecerán por uno o dos años hasta aprender las leyes de la vida silvestre.

Lo que hace especial a este humilde acontecimiento, es que con este vuelo, se logra un éxito récord en el programa de conservación que lucha por salvar a esta amenazada ave, alcanzando la incorporación de ciento veintiséis (126) nuevos efectivos incorporados a la población silvestre. Desde que en 1989, saltaran las alarmas al estimarse sólo 650 a 750 cotorras en la isla Margarita, sometidas a una alta presión de expolio para el mercado ilegal de mascotas y amenazada por la rápida destrucción de sus hábitats por la explotación de minas de arena, se inició un proyecto para impedir su extinción.

Son escasas las acciones de conservación que logran mantenerse por tres décadas. En este caso, a sido posible gracias a la ONG venezolana PROVITA, que se abanderó de esta lucha en alianza con organizaciones locales, civiles, gubernamentales y empresariales, donde destacan la Fundación LoroParque, World Land Trust, Wildlife Conservation Society, entre otras.

El trabajo que implica no es poca cosa, ya que incluye la vigilancia y protección por 24 horas diarias de la principal área de reproducción, durante seis meses al año, a temperaturas que alcanzan los cuarenta grados centígrados. Cualquier pequeño descuido puedo implicar la captura de los polluelos, los cuales son extraídos con métodos destructivos que incluyen el uso de anzuelos o hachas para acceder al nido. En algunos casos extremos, los cazadores ilegales portan armas, haciendo aún más extremo el esfuerzo de conservación.

En la otra mano, destaca la dedicación de los EcoGuardianes, jóvenes locales agrupados en una cooperativa que se dedican a la protección de la cotorra. En varios casos, se trata de antiguos cazadores que entendieron la necesidad de salvar al Ave Regional de la Isla Margarita (estado Nueva Esparta) y que ahora dedican su vida a esta noble misión. Ellos trabajan de la mano del biólogo José Manuel Briceño, de PROVITA, quien logra dirigir unos de los proyectos de conservación de loros más exitosos a nivel mundial.

Amazona barbadensis cuenta apenas con siete poblaciones dispersas y aisladas entre sí, restringidas a las zonas áridas de la costa e islas de Venezuela, y a la vecina isla de Bonaire. Cuatro poblaciones están extintas, incluyendo Aruba y Curazao. La población margariteña se estima en más de 1.600 ejemplares gracias a las acciones de protección.

Según un estudio reciente de BirdLife International y de la Australian National University, publicado en la revista científica Biodiversity Conservation, con 398 especies sobrevivientes (al menos 16 ya están extintas), los psitácidos son el grupo de aves más amenazadas del planeta, con hasta el 56% de las especies bajo algún nivel de amenaza, y el 28% (111 especies) en estado crítico.

http://www.provita.org.ve/

#Psittacidae #Amazonabarbadensis #CotorraMargariteña #Conservación #Extinción


0 vistas