Buscar
  • Provita Intl

Sudán: el ultimo rinoceronte


Foto: Ed Barthrop / Ol Pejeta Conservancy

El último macho en pie. El soltero más elegible. Estos fueron algunos de los nombres cariñosos que se le otorgaron a Sudán a lo largo de los años. Era un rinoceronte y su nombre era Sudán en honor a la tierra africana que lo vio nacer en 1973. Allí seria capturado cuando era un entusiasta joven en 1975 y llevado a un zoológico en la República Checa. Allí viviría hasta diciembre de 2009 cuando regresaría a África, al Santuario de Ol Pejeta Conservancy junto con otros tres rinocerontes blancos del norte. Esta repatriación se realizó por el hecho de que los rinocerontes blancos del norte (Ceratotherium simum cottoni) habían sido declarados extintos en la naturaleza.

En Ol Pejeta Conservancy, están de luto por la muerte de Sudán. Un luto que compartimos gran parte de la humanidad mientras que la otra parte no se da por enterada o afectada por esta noticia, mientras una minoría patética de humanos, están planeando en este momento la cacería de otros rinocerontes con el fin de lucrarse… "Su muerte es un símbolo cruel del menosprecio humano por la naturaleza y ha entristecido a todo aquel que lo conocía", expresa Jan Stejskal, el director de Proyectos Internacionales del Zoológico de Dvůr Králové, en la República Checa, donde se Sudán vivió gran parte de su vida.

Sudán falleció ayer a los 45 años de edad en la reserva Ol Pejeta en Kenia. El último macho vivo de una de las dos únicas subespecies de rinocerontes blancos existentes. Desde hace varias semanas, Sudán estaba en tratamiento por complicaciones relativas a la edad, incluyendo alteraciones degenerativas en la piel, músculos y huesos. Una edad de 45 años para un rinoceronte equivale a unos 90 años en los humanos. Al final era incapaz de levantarse y sufría mucho, por lo que el equipo veterinario a cargo de su cuidado decidieron practicarle la eutanasia.

Ahora sólo sobreviven dos hembras de esta subespecie de rinoceronte blanco. Ambas son parientes de Sudán y portan sus genes: Najin, hija de Sudán, y Fatu, hija de Najin y, por tanto, la nieta de Sudán, ambas viven en Ol Pejeta. Las últimas esperanzas de preservar esta subespecie estaban en Najin y Fatu, y logran su fecundación in vitro. Justamente, el año pasado, Sudán se hizo muy popular por una cuenta creada para en la aplicación de citas Tinder, donde se solicitaban donaciones para desarrollar las técnicas de fertilización in vitro para los rinocerontes, y es que hasta ahora, no han sido muy exitosos los ensayos.

Aun así, los científicos no pierden las esperanzas y cuentan con abundante material genético de Sudán, para seguir ensayando con nuevas tecnologías más avanzadas, hasta lograr las fertilización de los óvulos de Najin y Fatu.

¿Por qué estamos en esta dramática situación? Hasta los años 70 y 80, los rinocerontes blancos del norte prosperaban en varios países además de Sudán, en Uganda, República Centroafricana y Chad. Sin embargo, la cacería furtiva se cebó con estos poderosos animales impulsada por la demanda de cuerno de estos animales para ser usados en la medicina tradicional china y para empuñaduras de daga en Yemen.

La lucha por los rinocerontes aún sigue en pie. Sobrevive la otra subespecie de rinoceronte blanco (Ceratotherium simum simum) cuya población se ha logrado beneficiar de los esfuerzos de conservación y se considera que enfrenta un riesgo de extinción medio como “Vulnerable". Las otras cuatro especies de rinocerontes enfrentan un panorama mucho más sombrío: el acorazado rinoceronte de la India está clasificado como “En Peligro", mientras que el rinocerontes de Java, el rinoceronte lanudo de Sumatra y el rinoceronte negro se encuentran “En Peligro Crítico”, y sus probabilidades de extinción en el futuro cercano son altas, a menos que se eliminen las causas de su disminución poblacional.

http://www.olpejetaconservancy.org/

#SudanForever #Sudan #Rinoceronte #Extintion #Rhino #SaveRhinos #Tinder


0 vistas