Buscar
  • Provita Intl

Reconectando gente & natura


¿Qué pasaría si dejamos de respirar por 30 minutos? Tenemos una clara idea que luego de un tiempo sin respirar, el ser humano enfrenta el riesgo de morir o de sufrir daños irreversibles. Si sabemos esto, porque contaminamos el aire que respiramos. ¿Estamos conscientes que el oxígeno que necesitamos, proviene de los bosques y mares que destruimos?

En la actualidad, la mayor parte de la población mundial habita en ciudades, donde aun es mas fácil olvidar nuestra conexión vital con la naturaleza. Las ciudades, aunque solo ocupan el 2% de la tierra, consumen el 75% de los recursos naturales, transforman los paisajes naturales, son los centros del comercio ilegal de especies, y emiten la mayor cantidad de los gases que generan el cambio climático... Los citadinos debemos recordar como nos beneficiamos de la naturaleza para respirar, alimentarnos, recrearnos, disminuir la contaminación; a la vez que la biodiversidad también se puede beneficiar de las ciudades a través de apoyo político y económico, y de acciones directas que mejoren los remanentes verdes donde las especies sobrevivientes habitan.

Biodiversidad urbana. Un primer gran paso en la búsqueda por recuperar la conexión de la gente con la naturaleza, es acercarnos a la naturaleza más cercana que tenemos, conociendo y protegiendo a esas especies con quienes compartimos a diario los ambientes urbanos de nuestra propia ciudad.

Conocer para conservar... Para esto es necesario aprender sobre cuales son esas especies con las que compartimos nuestros hábitats urbanos, así como sobre su problemática, y los beneficios para los humanos que trae su conservación ¿Sabías que en la ciudad de Barcelona hay mamíferos silvestres grandes como los jabalíes, simpáticos como los erizos terrestres, y diminutos como las musarañas?

Empezamos por los niños... Está demostrado que la experiencia temprana de contactos positivos con la naturaleza es la fuente de gran parte de nuestros más preciados recuerdos y es clave en la formación de un ciudadano consciente y respetuoso con su entorno. Se trata de una experiencia que no debe ser exclusivamente académica, sino vivencial y afectiva.

Un mensaje positivo... Quizás llego el momento de evitar el sobre uso de las tragedias medioambientales como mecanismo para asustar y forzar una conciencia ambiental... Lo que realmente nos hará cambiar es la conexión afectiva: “es el amor, no la perdida”…

Educación para la conservación... A través de la sensibilización, concientización y educación es posible lograr que cada individuo, partiendo del conocimiento de su realidad ambiental, logre cambios de actitud y de conducta. Sin embargo, es importante orientar la educación hacia la acción, y que el individuo logre, mediante un análisis crítico, fomentar su propia responsabilidad y participar en la ejecución de acciones por su propio ambiente.

En red... En estos propuestas, la comunicación y la educación deben ir de la mano, apoyadas en forma especial en las plataformas y redes sociales online, las cuales deben ser incorporadas activamente en este proceso de reconexión de la gente y la naturaleza.


0 vistas